Julio Argentino Roca

Alejo Julio Argentino Roca, nace el 17 de julio de 1843, en la localidad de San Miguel de Tucumán capital de la provincia de Tucumán, Argentina. Militar, estratega y político; llegando a ser Presidente de la República de Argentina en dos periodos (1880-1886) y (1898-1904).

Hijo de José Segundo Roca quien fuese un guerrero de Junín y Ayacucho, ayudante del mariscal Santa Cruz, y soldado de Ituzaingó, y de Agustina Paz quien murió cuando Julio tendría 12 años en 1855.

Índice()

    Infancia y formación académica

    Julio estuvo los primeros años de su vida en su localidad natal, donde inició y culminaría su educación primaria.

    En 1856, a raíz del fallecimiento de su madre Julio ingresaría con dos de sus hermanos, Celedonio y Marcos al Colegio Nacional de Concepción del Uruguay cursando allí la secundaria; que por aquella época era la institución educativa más prestigiosa de la región.

    Pasó su adolescencia como pupilo bajo la supervisión del docente francés Alberto Larroque y vivió una bonita época del Colegio, pues haría amistad con algunos de los jóvenes de la provincia cuyas familias eran reconocidas y que algún tiempo después ocuparían cargos y posiciones políticas de importancia.

    Sentimiento militar

    Crecido en el seno de una familia de prestigiosos militares, Julio sentido preferencias para continuar con la tradición familiar. Es así, como marzo de 1858, decidió alistarse en el ejército de la Confederación Argentina, donde recibiría la instrucción militar y sería nombrado alférez de artillería.

    Su primer combate fue librado el 23 de octubre de 1859, en defensa de la Confederación Argentina contra el Estado de Buenos Aires; específicamente en la batalla de Cepeda, donde gracias a su optimo desempeño fue ascendido al grado de subteniente.

    Participó en batalla de Pavón en septiembre de 1861, en las filas del ejército confederado. Poco después, en el año de 1862, Julio abandonó definitivamente los estudios, lo que dio paso a ocupar el puesto de secretario de su tío, Marcos Paz.

    Durante este periodo participó en la lucha desarrollada en contra Ángel Vicente Peñaloza, conocido popularmente como el Chacho quien como caudillo y militar defendió hasta el final los ideales federales, hasta su derrota definitiva en 1864, a raíz de estos sucesos Julio fue ascendido al rango de capitán.

    Julio participaría activamente desde 1865 en la guerra de la Triple Alianza, donde sufriría una sensible pérdida, dado que para el año 1866 se enteró de la muerte de su padre.

    En los años siguientes Julio continuaría con gallardía destacando en sus actuaciones y logrando los objetivos planteados; destacando en la batalla de Tuyutí en 1866, donde fue el encargado para ocupar la jefatura del batallón Salta, en el mismo año participó en la batalla de Curupaytí y poco después en 1867, en la batalla de San Ignacio, donde estuvo encargado de apaciguar la sublevación de Cuyo.

    Las victorias en el campo de batalla significarían éxitos en la carrera militar de Julio Roca pues para 1868, era ascendido al rango teniente coronel, algún tiempo después y gracias a su gran actuación como jefe de la sexta compañía de Línea, le fue otorgado para 1871, el rango de coronel. Tras su participación en la batalla de Ñaembé en 1872, fue investido comandante militar de la región del Río Cuarto.

    En el ámbito sentimental Julio se casó con Clara Funes, de cuya unión provinieron 6 hijos: Julio Argentino Pascual, María Marcela, Josefina, Clara, Elisa y Agustina.

    Seguidamente en 1874, al darse la revolución contra del entonces presidente Domingo Faustino Sarmiento, le fue nombrado comandante general y jefe del Ejército del Norte para que frenara los avances de los revolucionarios. Luego tras la batalla de Santa Rosa, consiguió frenar por completo el levantamiento en la zona, tras lo cual fue ascendido al rango de General.

    Salto a la política

    En reconocimiento a su heroicidad, el presidente Nicolás Avellaneda para el año 1878, decide nombrar a Julio Roca como Ministro de guerra y marina. Expresando este su gratitud y la necesidad que tenía el país de ampliar sus fronteras. Al cabo de un año Julio renunciaría al cargo, dado que ya tenía en mente presentarse a la elección presidencial.

    Es así como en 1880, Julio Roca fue elegido presidente, cargo que desempeñó hasta 1886, cuyo periodo estuvo caracterizado por sentar las bases del moderno Estado argentino al unificar la moneda y facilitar un repunte en la economía.

    En octubre de 1898, Julio Roca asumiría nuevamente la presidencia emprendiendo importantes reformas, empezando por la reforma laboral, que permitió la promulgación del nuevo código de trabajo; auspicio la reforma electoral, estableciendo el sufragio universal, modernizó el ejército argentino haciéndolo profesional, entre otros aspectos de su gestión la cual culminaría para 1904.

    Julio Roca falleció un 19 de octubre de 1914, a la edad de 71 años en su vivienda en Buenos Aires.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.