Julio Cortázar

Julio Florencio Cortázar Scott, nace un 26 de agosto del año 1914 en Bruselas capital de Bélgica. Este escritor e intelectual de raíces y sangre argentina es sin lugar a duda una de las figuras más prominentes de la literatura de Hispanoamérica.

Hijo de Julio José Cortázar, un funcionario asignado a labores diplomáticas en la embajada de Argentina en Bélgica y de María Herminia Descotte. Por su forma de presentar la literatura rompió con los esquemas clásicos de las narraciones, con un nuevo estilo de contenidos que van desde lo real y lo fantástico; por ello es considerado dentro de la corriente surrealista.

Índice

    Infancia entre lecturas y escrituras

    El haber nacido en Ixelles, que es un barrio ubicado al sur de la ciudad de Bruselas fue mera cuestión circunstancial, dado que ese mismo año inicia la Primera Guerra Mundial, cuestión que alargó la presencia de sus padres más de lo previsto en Europa.

    Es a partir del año 1918 cuando Julio con apenas 4 años edad y junto con sus padres logran por la condición alemana de su abuela materna le sirve de aval a la familia ir hacia Suiza, poco tiempo después permanecieron en Barcelona por un año para finalmente viajar y residenciarse en un barrio en la provincia de Banfield en Buenos Aires, Argentina.

    Otro dato que marcó la niñez de Julio es que, a los 6 años de edad su padre los abandonó y más nunca más obtuvieron contacto alguno con él

    A los 10 años de edad Julio ya había escrito algunos versos y cuentos cortos y una novela llamada: Afortunadamente perdida, ello gracias a que ya para ese momento había leído personajes ilustres como Edgar Allan Poe, Julio Verne, entre otros.

    Trascurriendo sus escritos como el tiempo, completa sus estudios de primaria, dando continuidad a los de nivel superior, graduándose como licenciado en letras y maestro de escuela.

    La lectura que cambió radicalmente su óptica, a tal punto de descubrir el surrealismo, viene del libro llamado: Opio, diario de una fascinación de Jean Cocteau.

    Época de trabajo y disciplina

    Su etapa laboral arranca prematuramente pues decide trabajar como maestro de zona rural en varios pueblos del interior de Argentina, esto con la finalidad de ayudar a su madre.

    En el año de 1944 se mudó a la ciudad de Mendoza, continuaba ejerciendo la docencia en donde impartía cursos y clases de literatura francesa en la Universidad Nacional de Mendoza; poco tiempo después labora en la capital Buenos Aires antes de viajar a Paris, Francia en el año 1951, por medio de una beca.

    El haber trabajado como traductor por parte de la UNESCO le permitió afianzarse en Paris.

    En el ámbito amoroso Julio llegó a casarse con Aurora Bernárdez en el año de 1953, una traductora argentina con quien vivió en París teniendo que vivir dificultades económicas, la relación rompe en 1967. Poco años después, su segunda esposa era Carol Dunlop, una escritora estadounidense con quien compartió en muchos viajes.

    Periodo de reconocimientos

    Para inicios de los años 60, Julio ya era una personalidad reconocida en el ámbito internacional, por haberse convertido en un estandarte de la literatura hispanoamericana; así mismo, Julio Cortázar manifestó una profunda preocupación social logrando identificarse con las clases marginadas y por ende con los movimientos políticos y sociales de izquierda.

    Mucho de esto tendría que ver con el viaje que realizó a Cuba en el año 1962, dado que significó un cambio radical de actitud influyendo de forma directa en su vida y obra. Pasando de un tímido intelectual a un activista político.

    A partir de ese momento, varias obras y artículos escritos por Julio Cortázar vendrían marcados como una respuesta al compromiso social y responsabilidad política, entre los que se menciona: Dossier Chile: el libro negro, en referencia a las acciones e improperios ejecutados durante el régimen militar de Pinochet. Posteriormente escribió Nicaragua, tan violentamente dulce, que es un reflejo de las luchas sandinistas contra la dictadura instaurada por Somoza.

    Su obra emblemática Rayuela publicada en 1963 dejó una huella en la literatura con su propuesta innovadora, dado que juega con la subjetividad del lector, incluso le invita a participar como coautor.

    Según indican los registros Julio Cortázar poseía una biblioteca con alrededor de 4.000 libros, muchos con dedicatorias por los autores hacia su persona. Era un lector ferviente donde era habito leer con un lápiz para subrayar aquellas frases que consideraba importantes y reveladoras de nuevas ideas.

    Como medida de protesta en el año de 1981 optó por la nacionalidad francesa, pues eran tiempos de dictadura militar en su tierra, en Argentina.

    A inicios del año 1984 a Julio se le detecta una enfermedad; leucemia linfoide aguda, falleciendo al poco tiempo un 12 de febrero del mismo año en la ciudad de Paris, Francia.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.