Pío Baroja

Pío Baroja y Nessi, este escritor del género novelas y obras de teatro nace el 28 de diciembre del año 1872 en la ciudad turística de San Sebastián, España. Fue uno de los principales representantes de la generación del 98, denominación que engloba al movimiento literario y cultural conformado por escritores, ensayistas y poetas españoles afectados por la crisis ocurrida en España por la derrota militar y la consecuente pérdida de los últimos territorios colonizados.

Hijo de Carmen Nessi y Goñi y Serafín Baroja y Zornoza ingeniero de minas, dichos padres provenían de familia muy respetadas y distinguidas en la región de San Sebastián; es debido a la profesión de su padre Serafín lo que conlleva a los continuos traslados y cambios de residencia, situación que permitió al niño Pío Baroja a conocer diversos lugares de España.

Es así como la familia completa inicialmente se muda a la capital Madrid cuando Pío tenía 7 años de edad por allá en el año de 1879, luego se trasladan a Pamplona en 1881 para finalmente retornar a Madrid en 1886.

Índice()

    Educación errante

    En el ámbito educativo Pío Baroja fue un pésimo estudiante, mostrando más interés en las novelas que en los libros académicos, sumado a la rebeldía de su carácter con lo cual tuvo algunas incidencias con sus profesores cuestión que tampoco le favoreció. Estudio la carrera de Medicina mientras vivió en Madrid y en Valencia graduándose para el año de 1893.

    Pasó su juventud entre muchas dudas, pues no mostraba mayor interés o afición por alguna carrera en particular, si acaso le gustaban las letras, pero tampoco se veía claro que fuese su fuerte.

    El medico gruñón

    Ya culminados sus estudios Pío se traslada a la Cestona que es un pequeño municipio situado en la Guipúzcoa, País Vasco, ya que había conseguido un trabajo como médico en esa localidad.

    No se sintió cómodo con tal empleo, manifestando diferencias por el viejo medico con quien compartía el trabajo, también discutió con el alcalde, el párroco con parte del sector católico del pueblo. Naturalmente como era de esperar se retiró del trabajo, del pueblo para retornar a su San Sebastián natal para luego volver a Madrid.

    De panadero

    De vuelta a Madrid en el año de 1896 se encuentra con su hermano Ricardo que, también sin empleo, pues ayudaba a su tía Juana Nessi con el negocio de una panadería ya que esta había quedado viuda hace poco, no obstante Ricardo quería dejar aquel trabajo cuestión que valoró Pío para ocupar su lugar al frente de la panadería. Nuevamente entre bromas y disgustos terminaron propiciando la retirada de ese trabajo.

    Es a partir del año 1902 cuando retoma contactos con algunos de sus amigos, vuelve a frecuentar los medios literarios, de nuevo ese contacto con lo que fue su vida lo acercaba con aquello que sentía que si podía ser su vocación.

    Pío Baroja empieza a trabajar en periódicos y revistas; publicando su primera obra denominada Vidas sombrías. Que eran relatos sobre sus experiencias, sentires y acciones en su corta estadía como médico en Cestona, estos escritos reflejaban al lector toda la tristeza de aquella labor y se mezclada con momentos de cólera para que se entendiera su sentir y su alma.

    A partir de este momento su obra Vidas sombrías se constituyó en aquello que lo catapultó a un éxito y a gozar de valoraciones positivas por parte de escritores y entendidos en la materia. Dedicándose de lleno a las letras pudiendo por fin disfrutar de su oficio.

    Las grandes y únicas aficiones de Pío Baroja fueron los viajes y los libros, pues en ellos se sumergía y descubría aquel mundo en el que se sentía en armonía con la vida. Llegó a ser uno de los escritores que mejor conocía a España para la época y muestra de ello se pueden encontrar en los relatos de sus novelas.

    Obras literarias

    Vale la pena citar algunos de sus escritos que marcaron impronta: Vidas sombrías en 1900, a la que siguió La casa de Aizgorri publicada en el mismo año, es una novela que forma parte de la primera de sus trilogías, El mayorazgo de Labraz publicada en 1903 y Zalacaín el aventurero publicada para 1909.

    Pío Baroja fallece a raíz de una arterioesclerosis el 30 de octubre de 1956.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.