Reina Victoria

Alexandrina Victoria de Kent y Sajonia-Coburgo nació un 24 de mayo de 1819, en el municipio de Kensington en Londres, Inglaterra. Una verdadera mujer protagonista e inspiradora en Europa durante todo el siglo XIX.

Hija única de Eduardo, duque de Kent y de la princesa María Luisa de Sajonia-Coburgo. Su reinado, de 63 años de los más longevos, puso nombre a la época victoriana, siempre asociada al puritanismo.

Índice

    Infancia

    Victoria perdió a su padre con apenas 1 año de edad, estando su educación bajo la supervisión de su madre, llegando a mostrarse como una niña un carácter afectuoso y sensible, pero que ya iba mostrando un ímpetu y decisión en sus actuaciones, para lo cual siempre estuvo acompañada desde su niñez de personas encargadas exclusivamente de su crianza, de institutrices o de su propia madre.

    A raíz de la muerte de su abuelo, en el mismo año en que fallece su padre en 1820, fue una señal del destino que le mostraba que tarde o temprano ocuparía el trono de su país pues no existía descendencia por parte de los otros hijos varones del rey.

    Reina a los 18 años

    Guillermo IV, tío de Victoria fue el último en ocupar el trono, pero a causa de su muerte en 1837, dio pie al suceso en el que oficialmente se le comunicaba a Victoria con apenas 18 años de edad pasaba a ser la reina de Inglaterra.  Siendo así, la solemne ceremonia de su coronación ocurrió en la abadía de Westminster (iglesia) el 28 de junio en el año 1838.

    Aunque para ese momento su educación académica era básica y precaria en cuanto a temas de interés nacional, eso no sería impedimento para que la joven reina desarrollara un papel fundamental en el resurgir de un sentimiento monárquico al acercar la corona al pueblo.

    Su reinado o época victoriana como también es conocido el periodo en que estuvo al frente, su talante se fortalecía de forma vertiginosa, a la par que su figura de mando estaba protegida, dado que para la época la ausencia de revoluciones internas, el acomodado parlamentarismo inglés, la consolidación de la clase media y el auge colonial fueron elementos que se configuraban a favor de la estabilidad política de la reina en toda Inglaterra.

    En los primeros años de su reinado, se pudo apreciar a una Reina Victoria, joven, feliz y despreocupada que confiaba en William Lamb, miembro de la nobleza y vizconde de Melbourne, era primer ministro desde 1835, en quien podía dejar los asuntos de estado con absoluta confianza por su audacia, inteligencia, de temperamento sensible y afable.

    En el ámbito sentimental la Reina Victoria contrajo matrimonio en el año de 1840, con su primo el príncipe alemán Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, cuya unión estaba planificada desde hace varios años y cuyo trasfondo guardaba los intereses políticos de Inglaterra.

    Fruto de esa unión nacieron nueve hijos. Su primogénita, Victoria Adelaida María Luisa quien sería más tarde emperatriz de Alemania. Así como su primer hijo Alberto Eduardo, seria investido como príncipe de Gales y posteriormente el rey de Gran Bretaña con el nombre de Eduardo VII.

    Para el año de 1850, la Reina rivalizó con lord Palmerston, quien fungía como ministro de Asuntos Exteriores. La disputa se intensificó en 1851, cuando el primer ministro, lord John Russell, también reprochaba los métodos arbitrarios de Palmerston, lo destituyó de su cargo.

    Transcurría el año de 1861, cuando su esposo el príncipe Alberto falleció, esto generó que la reina evitara las apariciones en público y dejó que el príncipe de Gales cumpliera con la mayoría de los actos públicos y sociales de la Corona.

    El político conservador Benjamin Disraeli fue una de las pocas personas que mejor supo adentrarse en el carácter de la reina, al punto de alegrarla y halagarla, hasta lograr cambiar definitivamente de su antigua preferencia por los liberales.

    Disraeli logró presidir el gobierno en el año de 1868 y luego desde 1874 hasta 1880; teniendo voz y voto en las decisiones de la reina en cuanto a los nombramientos de cargos religiosos, militares y hasta políticos. Su habilidad para hacer política al lado de la reina puso un broche a la magnífica expansión colonial en parte gracias al control del canal de Suez.

    Londres pasaba a convertirse y así sería por mucho tiempo, en el primer centro financiero y de intercambio mundial.

    En el año 1876 se convierte en emperatriz de la India.

    Las celebraciones correspondientes a su quincuagésimo en 1887, y sexagésimo aniversario de su reinado en 1897, significaron una gran celebración y orgullo popular.

    La Reina Victoria muere un 22 de enero del año 1901 en la isla de Wight a raíz de su avanzada edad a los 81 años, siendo automáticamente sucedida en el trono por su hijo Eduardo VII.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.